Consejos para Reformar su Casa

interior elegante cálido

Llegó el momento, llevas tiempo dándole vueltas a esa reforma que necesita tu casa. Esas ventanas, esa cocina, esa modificación en la distribución. Tienes el dinero, tienes las ideas claras, y por fin te has liado la manta a la cabeza y vas a tirar para adelante con una reforma tan deseada como temida.

¿Y por qué tienes temor? Por el lío que va a suponer, la suciedad, las molestias…y porque tienes miedo, mucho miedo a que metan la pata y surjan los problemas. Sabes que hay cientos de empresas constructoras en tu localidad, no entiendes por qué hay tanta disparidad en sus presupuestos, te gustaría poder descubrir quién es un auténtico maestro de obra cualificado y con experiencia o quién es simplemente un obrero víctima de la crisis que ha tenido que buscarse una salida digna pero que carece de la cualificación y de la experiencia debida. El desmadre inmobiliario de los últimos decenios ha convertido en constructor a cualquier albañil, pero cualquiera puede suponer que no es lo mismo levantar un tabique que planificar y ejecutar una reforma completa.

Un constructor sabe que detrás de una obra no está la mera ejecución del trabajo (el cual no suele ser tan simple como cumplir la orden del capataz sobre tal o cual tarea constructiva), un constructor está habituado a manejar los tiempos con los proveedores, resolver las incidencias en obra, cumplir con las normativas, elaborar la documentación administrativa, hacerse cargo de la organización general de la obra. Un constructor sabe ejecutar las distintas especialidades en obra o tiene a sus hombres claves en cada tarea, en cambio un albañil metido a constructor sabe que tal o cual tarea era lo suyo pero que el resto de trabajos estaban en manos de otros compañeros, y ahora los echa en falta.

Nosotros como técnicos de la construcción creemos firmemente que el mercado de las constructoras pequeñas debe hacer examen de conciencia, reinventarse y ofrecer una calidad muchas veces ninguneada, para ello no está de más que aunemos esfuerzos unos y otros. Constructoras y técnicos debemos colaborar estrechamente para ofrecer a los clientes una alta calidad en los trabajos encargados.

Entre tanto llega ese momento en el que los clientes no teman al resultado final de la obra porque saben que la calidad en la ejecución está garantizada, sería conveniente que los clientes tomaran en consideración algunos de los siguientes aspectos.

1º. Busca un aliado que sepa lo que hace.

Vale, somos españoles, somos expertos en obras de todo tipo sobre todo si conllevan apertura de zanja en la vía pública; pero reconozcámoslo, cada cual sabe de lo suyo y en las obras como en otros muchos ámbitos hay un profesional cualificado por excelencia: el arquitecto técnico. Seguro que conoce a alguno y si no, siempre puede buscar en Internet. Podrá obtener asesoramiento fácil y rápido, y si lo que busca es que intervengan de forma más específica en su obra, hay muchas maneras de hacerlo , seguro que hablando con algun@ llegarán a un buen acuerdo.

2º. Calma, las prisas no son buenas consejeras.

Después de tanto tiempo ahorrando, pensando en si incluir algún cambio más o limitarse a la necesidad más acuciante, utilizando esas geniales Apps que le permiten crear planos de su casa, por fin se ha decidido. Ahora parece todo acelerarse, le gustaría tener la empresa contratada para que empiecen de una vez y poder disfrutar del resultado final cuanto antes. Pero justo ahora, no es el momento de correr, justo ahora es cuando hay que invertir mucho tiempo en seleccionar las empresas a las que vamos a pedir presupuesto (las referencias que nos den de ellas son un buen testigo), y dar los siguientes pasos con seguridad y sin dejar cabos sueltos.

3º. Permítales estudiar la obra con detalle, si no lo hacen ya tiene un dato a valorar. Información clara, precisa, e igual para todos.

Selecciones varias empresas, no se quede corto con sólo una, pero no se exceda llegando a manejar diez presupuestos. Esto le reportará dos beneficios inmediatos: conocer el precio medio del mercado situando su obra en un arco real en cuanto a sus costes, y ajustar sus precios dentro de una justa competencia entre empresas.

Las empresas deben ver la vivienda, tomarán nota de aspectos que usted ni había considerado. Es el momento de que usted les informe de forma clara de todo lo que quiere (cuantos más detalles mejor), y que ellos le informe de aquellos aspectos que usted podría no haber tenido en cuenta. Si luego aparecen flecos sueltos, la responsabilidad no será suya. Usted dejó clara sus necesidades, les permitió que las analizaran, y les dio tiempo para que elaborasen el presupuesto al detalle. De a todas las empresas la misma información

Una vez que tenga los presupuestos sepa que lo barato no suele ser lo mejor, que lo caro muchas veces no tiene justificación,  que el único camino para acercarse al precio justo es comparar los presupuestos punto por punto, y si duda pregunte, pregunte y pregunte.

Si los presupuestos difieren en sus propuestas, vuelva a solicitar los presupuestos teniendo en cuenta esas propuestas si son de su interés. No se pueden comparar peras con manzanas.

En cualquier caso, valore la conveniencia de pagar por la solvencia técnica y profesional de una empresa. A veces, los precios bajos esconden problemas en la ejecución, empresas mal gestionadas o hábitos indeseables durante el transcurso de la obra (imprevistos, retrasos, días sin tajos …). Hay muchos indicios de sentido común que nos hacen confiar o no en una empresa: valoraciones a ojo, mala imagen corporativa, empleados desapegados y con escaso interés, referencias negativas, ausencia de personal técnico…son datos que deberían hacerle plantearse si merece la pena dejar su casa en sus manos. Por supuesto que una que pase esta criba será un poco más cara, pero hablando de una inversión importante y de su hogar es fácil responder si en esta ocasión le merece pagar esa cantidad de más por la calidad ofrecida. En un lado de la balanza el precio, en el otro su hogar, la calidad, la seriedad del trabajo bien hecho, la ausencia de problemas y la finalización en el plazo acordado. Pocas veces en esta vida interesa despreciar estos valores.

4º. Todo detallado, por partidas y precios unitarios.

Aunque es difícil encontrar este tipo de presupuestos y a veces pueda resultar difícil entenderlos, lo más aconsejable es que todas las actuaciones vengan detalladas por partidas y con sus precios unitarios. Si así lo hacen habrán demostrado dos cosas, la primera seriedad, la segunda que no tienen nada que esconder y que lo que está escrito es lo que se va a hacer.  Este es momento de definir hasta el último detalle de lo que queremos, modelos, marcas, calidades, tipos de acabados…

Independientemente de como evolucione la obra, ese presupuesto será su garantía para exigir la ejecución de todo, así como poder cuantificar cualquier variación que sobrevenga.

Este presupuesto será la base para firmar un contrato con precio cerrado. Con la firma del contrato surge, como bien sabe, una doble obligación. La contrata deberá ejecutar exactamente todos los trabajos descritos por el precio acordado, y usted deberá abonar el precio en los términos establecidos a la finalización de la obra de conformidad. Podría darse el caso de que le exijan pagos parciales en función de la evolución en la ejecución de la obra, si eso es así tenga en cuenta que no debe pagar nada que no haya sido ejecutado, y que por supuesto cuanto más pequeña sea la cantidad a abonar mejor para usted. Finalmente usted puede establecer una pequeña cantidad de retención sobre el pago a modo de garantía definitiva, de manera que si la obra ha sido ejecutada correctamente y no surgen problemas a posteriori (en un plazo razonable de tiempo) libere la misma. Este es un instrumento que le protegerá frente a malas prácticas, y le aseguro que sólo las empresas más serias estarán dispuestas a asumir estas condiciones. Por eso le puede interesar pagar un poco más, porque su tranquilidad será infinitamente mayor.

Si durante la obra usted hace alguna variación deberá asumir los cambios en los precios, de los cuales deberían dejar igualmente constancia por escrito.

En el contrato también es conveniente establecer unos plazos de ejecución así como definir las penalizaciones por incumplimientos de los mismos. Si la contrata asume estas condiciones verá como no se dan retrasos, ni proliferan los días sin tajo en su casa «porque se han tenido que ir a una obra urgente».

Identificar claramente a las partes en el contrato y en la factura es algo que cae por su peso, y establecer un plazo de garantía razonable algo más que deseable.

5º. Deje a la constructora hacer su trabajo.

No juegue a ser constructor, no pretenda coordinar los trabajos de distintos profesionales. No le saldrá más barato, pero sobre todo si le acarreará problemas. Provocará que se retrasen los trabajos, que unos trabajos tengan que deshacerse para poder hacer otros; la coordinación en una obra es un asunto tan serio que suele estar encargado a un técnico, pretender serlo es una temeridad que le traerá disgustos, tensiones y costes añadidos.

Finalmente deje a la contrata ejecutar su trabajo, no le haga cambios de última hora pues la ejecución de su obra sigue un plan establecido que de no ser seguido dará lugar a errores difíciles de corregir o que sirvan de base para que le reclamen un aumento del precio final. No tire piedras contra su propio tejado.

Igual que cuando estamos en un hospital queremos ser atendidos por un/a ATS para todo aquello que ha dejado indicado el médico que nos ha atendido, no le quepa la menor duda de que el profesional de referencia en todo lo tocante a la ejecución de una obra es el arquitecto técnico. ¿No cree que sería una buena idea contar con uno antes de meterse en un lí­o de obra?. Sus costes, si los tiene, posiblemente sean ridí­culos comparados con los problemas y costes añadidos que se va a ahorrar. Muchos de los aspectos aquí descritos, si no todos, serían de su responsabilidad y usted se dedicaría a disfrutar de la transformación tan deseada de su vivienda.

Nosotros por nuestra parte le ofrecemos que valore esta posibilidad, si cree que le vendría bien puede ponerse en contacto con nosotros sin ningún compromiso.

 

 

Etiquetado en:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR